Historia de Elantxobe

Al abrigo del calizo y colosal cabo de Ogoño por su zona oriental, agazapado entre fuertes acantilados, apareve ante el viajero el insólito puerto pesquero de Elantxobe.

Elantxobe tiene su origen en un reducido núcleo de pescadores que existía ya hacia el 1524 y que fue aumentado con hombres de los pueblos vecinos.

Su nombre, Elantxobe, tiene como origen un núcleo de caseríos, Elantxo, ubicados en el término municipal de Ibarrangelua y próxima a la que daría lugar su nombre: Elantxobe, es decir, "Elantxo abajo".

En el año 1783, existiendo ya la cofradía, se construyeron varios muelles en su puerto para evitar los embates del mar Cantábrico, que fueeron reforzados a través de los años, por ser puerto muy abierto a la mar.

En 1833 se desanexionó del municipio de Ibarrangelua y en 1854 pasó a tomar parte, con asiento y voto en las Juntas Generales de Gernika, con el número ciento trece. Juan Delmae calificaría a Elantxobe, como "el pueblo más extravagante por su estructura, original, por la situación de su caserío y sorprendentemente por lo pintoresco de la naturaleza que le rodea".

Debido al enorme declive en el que se halla asentado su núcleo urbano, Elantxobe cuenta con tres carreteras de acceso que se bifurcan a su entrada. Una llega hasta el puerto, otra hasta la atalaya, a unos 81 m. sobre el nivel del puerto y la tercera hasta Bermokiz.

Sus edificios escalonados entre estrechas callejuelas mirando al mar, expresan con fidelidad un presente marcadamente marinero.
  • Escudo y bandera
  • Personajes históricos
  • Memoria histórica